Turbos para coches

No se alcahuetería de un concepto nuevo, de hecho, los primeros turbos para el automóvil datan de la división de los 40, aunque ha adquirido tanta celebridad en los últimos años que hogaño por ahora es difícil encontrar vehículos diésel que no incorporen esta tecnología.

Turbos para camiones por turbo, constan, en general, de una generador que excursión muchas gracias a los gases de derrame. Al eje de la misma, es decir de forma coaxial, va fijado un rodillo centrífugo que se encarga de coger el aire que viene del filtrador –de aire, valga la redundancia- y lo introduce a presión en los cilindros.

Además de ser altamente recomendables para vehículos diésel, su uso además se está extendiendo en los motores nafta, aunque no todos los usuarios apoyen la preferencia de turbocompresor frente a los atmosféricos con este ejemplo de combustible.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *